Teléfono: +34 91 630 93 50
info@fervimax.com
 
  • E-Mail: info@fervimax.com
  • Teléfono: +34 91 630 93 50

So anyway… La divertida autobiografía de John Cleese

Home » No Ficción » So anyway… La divertida autobiografía de John Cleese

Cleese, John So anyway… Three Rivers Press, 2014

John Cleese (escritor, actor, guionista y conocido en el mundo entero por ser uno de los miembros del grupo Monty Python) es, posiblemente la persona más divertida de la tierra. Pero su humor no nace de chistes simplones y latiguillos extenuados por su uso. Es una demostración de la ausencia total de sentido que impera muchas veces en nuestra sociedad. Ahora tenemos la posibilidad de conocer un poco más de la génesis de este genio gracias a su autobiografía So anyway… que es también una reflexión sobre el proceso creativo, en especial dentro del campo del humor, y un libro extremadamente divertido.

Normalmente en el segundo párrafo del post hacemos una pequeña biografía del escritor. Pero como en este caso estamos ante una biografía parece un poco redundante. Es importante destacar que el libro recorre desde el nacimiento de Cleese hasta la formación de los Monty Python, con algún episodio posterior intercalado durante la narración (en especial las actuaciones que tuvieron lugar en Londres de lo miembros aún vivos del grupo en 2014). Los saltos temporales y digresiones, junto con frases cargadas de ironía, son constantes a lo largo del libro, de ahí el titulo escogido por el autor (en español sería una mezcla entre “de cualquier manera” y “como iba diciendo”).

Mis únicos objetivos en la vida se han convertido en: no luchar en una guerra, no dar a luz y no trabajar como financiero. Así que considero mi vida un éxito (incluso teniendo en cuenta Criaturas feroces y mi tercer matrimonio)

Cleese nació el 13 de septiembre de 1948 en Weston-super-Mare, una localidad del condado de Somerset (Inglaterra). Nada hay excitante en esta ciudad balneario que hiciera pensar que alguien nacido en esta localidad pudiera dedicarse al mundo del espectáculo. Es tan anodina que cuando sufrió bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial el padre de Cleese le dijo que lo habían hecho para demostrar que los alemanes sí tenían sentido del humor.

Una de las cosas que destaca Cleese de su infancia es el número de veces que cambiaron de residencia. Lejos de considerarlo un problema lo ve, retrospectivamente, como algo que alimentó su creatividad, tal y como demuestran algunos estudios psicológicos. Hay otro punto que Cleese considera determinante en esos primeros años de cara a cimentar su inclinación al campo de la creatividad: la relación con sus padres, en especial con su madre.

John Cleese, autor de la autobiografía So anyway...
John Cleese, autor de la autobiografía So anyway…

Son muchas las páginas que le dedica. No cabe duda de que la quería pero también era una persona muy complicado. “Cuando madre no estaba enfadada era solamente porque no lo estaba todavía” o “Madre decía que cuando era un bebé nunca lloraba; probablemente yo pensaba que si lo hacía ella aparecería” son testimonios del ese carácter constantemente acuciado por la ansiedad, que era transmitida a todos los que le rodeaban.

El proceso formativo de Cleese también aparece en el libro explicado con gran detalle aunque se puede resumir en esta frase: “Realmente creía que el objetivo de ir a la escuela consistía en aprender cómo centrar tu atención en un asunto que no tenía ninguna consecuencia para mí (…) Como corolario inferí que estudiar algo en lo que realmente tuvieras interés, si no era hacer trampa, al menos era algo que iba contra ese objetivo”. La autoridad académica no es la única que caerá en esos años, también la religiosa: “Sí, sé que es fácil burlarse de las organizaciones eclesiásticas pero ¿acaso se le ha ocurrido a alguien por qué es tan fácil?”. Como decía antes el gran objetivo que se marca Cleese con su humor no es ridiculizar a la gente sino mostrar las situaciones absurdas que hemos creado y tomamos como naturales en nuestro día a día. Y estos absurdos suelen producirse en las estructuras de poder, como en la política, la academia, el mundo militar o las organizaciones religiosas (nunca atancando la fe que es algo que pertenece al mundo privado de cada uno).

El momento clave en la vida de Cleese es cuando entra a formar parte dentro del club de variedades de Cambridge. Allí comenzará a escribir regularmente, a formarse como intérprete y a forjar una relación con uno de sus cómplices más importantes en su vida: Graham Chapman. A partir de este punto descubrimos al Cleese que busca sobreponerse a sus miedos sobre el escenario, al que empieza a convertirse en escritor profesional trabajando para Robert Frost en la BBC, al que empieza a trabajar con algunos de sus ídolos como Peter Sellers

Pero lo más interesante del libro no son las divertidas anécdotas que va relatando con su elegante flema británica. Lo que tiene mayor valor es descubrir cómo Cleese se enfrenta al proceso creativo, cómo aprendió las reglas sobre las que cimenta su escritura cómica, su forma de trabajar y dominar una actuación… Todo esto acompañado de una serie de conocimientos piscológicos, campo en el que Cleese es todo un experto, que suponen de una gran utilidad al lector (aunque vivamos fuera del mundo del artisteo).

Antes de terminar y como muestra de su trabajo y su visión compartimos dos vídeos del gran Cleese. El primero es uno de los sketches más famosos de los Monty Python: La entrevista a Anne Elk y su teoría sobre el brontosaurio, con Cleese y Chapman en acción. El segundo vídeo es una entrevista realizada por Eric Idle, otro de los Python, a Cleese con motivo del lanzamiento de su libro: una hora llena de humor, inteligencia e improvisación.

Posted on